Alimentos más vendidos en España durante este año 2016

alimentos-mas-vendidos

Ya no queda nada para que acabe 2016 y las listas han llegado a nuestras vidas.

Vamos a dar un repaso a los alimentos más consumidos por los españoles en 2016.

La alimentación en España

Tenemos la inmensa suerte de vivir en un país con fruta, verdura, carne y pescado de la máxima calidad. Y abundante. Esto, unido a una climatología digna de envidia, debería servir para llevar una vida sana y activa.

Aun así los datos hablan por sí solos. Uno de cada seis adultos tiene problemas relacionados directamente con una mala alimentación.

Hablamos de niveles de colesterol alto o de hipertensión arterial, entre otras patologías. La vida sedentaria y el uso indiscriminado del coche están detrás de este incremento de problemas de salud. Un dato inquietante es que algunos jóvenes empiezan a padecer este tipo de enfermedades, más propias de adultos.

Alimentos más consumidos en 2016

Ahora que parece que la crisis nos está golpeando menos fuerte y el consumo ha crecido notablemente, veamos qué llevamos los españoles en la cesta de la compra.

Frutas y verduras

Este dato seguro que te sorprende, somos el segundo mercado mundial en consumo de fruta y verdura por habitante. Y subiendo.

Es cierto que en España tenemos la suerte de ser productores de fruta de calidad. De hecho, hay muchos mercados y tiendas pequeñas por todo el país. Y el comercio tradicional sigue ocupando un lugar muy importante en nuestros hábitos de compra.

Las tiendas pequeñas están haciendo un enorme esfuerzo por adaptarse a los nuevos tiempos. Horarios más abiertos y métodos de pago más ágiles para gestionar los pedidos, como el TPV frutería consiguen que, por ejemplo, incremente sus ventas.

Si hablamos de las frutas más consumidas, las naranjas ganan por goleada, seguidas de plátanos y manzanas.

Carnes

Somos un país carnívoro, sin duda. Los españoles comemos de media unos 51 Kg de carne por persona al año. La carne más consumida es la de pollo, seguida de cerdo y ternera. La menos consumida es la de cordero.

En cuanto a la carne procesada, los españoles consumimos una cifra bastante elevada. La OMS (Organización Mundial de la Salud) advierte de los peligros del uso excesivo de carne procesada. La carne picada, el jamón cocido o el jamón serrano son los productos más comprados.

Pescados

En España también nos gusta el pescado. Somos, junto con Japón, uno de los países donde más se consume este producto.

Merluza, sardinas o anchoas son los que más se compran. El salmón y la dorada, por otra parte, están repuntando en las listas y sube su consumo. Y preferimos el pescado fresco frente al congelado.

Pan y cereales

Nuestro favorito es el pan blanco. Es el que más nos gusta con una diferencia abismal. Casi el 83 % de la población se decanta por esta variedad.

Lácteos

Consumimos más queso que yogures y leche juntos. Aumenta su compra cada año. La leche entera baja año tras año y es la semidesnatada la que gana adeptos.

Nuestro consejo: empieza el año comiendo sano y haz ejercicio. Lo agradecerás.

Tipos de negocio más rentables y sencillos de montar

negocios-rentables

A menudo pensamos en cómo salir de una situación laboral que no nos satisface, en buscar una independencia económica o en complementar nuestros ingresos con alguna actividad que, sin complicarnos la existencia y con una mínima inversión o infraestructura, nos proporcione una fuente de ingresos que podamos desarrollar hasta donde nuestro tiempo, ilusión y dedicación nos permitan, incluso hasta convertirla en nuestra actividad principal o nuestro proyecto de futuro.

Ante esta necesidad de emprender o esta iniciativa puede ocurrir que tengamos una idea clara del negocio o actividad que deseamos emprender o que tengamos que buscar ideas que funcionen.

Internet está plagada de ideas sobre negocios infalibles sin apenas necesidad de inversión, conocimientos o requerimiento de infraestructuras que se nos presentan como una panacea y que si bien no en todos los casos son un fraude, en pocos la realidad se corresponde con la facilidad y desarrollo que prometen.

Por otro lado, a la hora de ponernos en marcha, son muchos los aspectos que determinarán nuestro éxito y que no dependen exclusivamente de nuestro esfuerzo personal sino de factores como el conocimiento del mercado y la experiencia, capacidad y organización administrativa, imagen, acceso al producto, enfoque del mercado, etc.

Si nos decantamos, por ejemplo, por un negocio de hostelería habremos de estudiar todos los detalles sobre el mismo, así como sus necesidades logísticas y administrativas y las herramientas que nos faciliten su gestión como las que aparecen en esta página http://www.ofi.es/software/bar/.

El mero estudio pormenorizado de nuestro plan de negocio y su viabilidad supone ya algo que, en la mayoría de los casos, desbordará nuestras capacidades y, a menudo, hará que desistamos en la idea.

Sin embargo, no todo va a ser negativo ya que existen opciones serias y perfectamente organizadas y estructuradas que nos ofrecen un plan llave en mano establecido por profesionales con experiencia y por actividades y sistemas contrastados.

Estas propuestas no son otras que las denominadas franquicias

Una franquicia no es sino la fórmula de un negocio exportable avalada por una trayectoria demostrable y con la garantía de una estructura de apoyo que nos guía y tutela en todos los procesos que conlleva nuestra actividad, aportando tanto su experiencia como todos los medios y conocimientos de que podamos carecer.

Hoy por hoy existen desde ferias específicas de franquicias a páginas profesionales donde podemos encontrar una amplia información sobre la oferta de este tipo de negocios y contactar con las organizaciones que las proponen.

Existe un completísimo abanico de ofertas ajustadas a nuestras capacidades de inversión, conocimientos y preferencias, desde las más económicas como las que os mostramos en este enlace hasta las más sofisticadas, exigentes y de mayor inversión o que requieren cualificaciones específicas.

En todo caso, si de algo podemos estar seguros es que, sea cual sea nuestra capacidad de inversión y conocimientos, encontraremos una idea de franquicia que se nos ajuste y que nos ofrezca un modelo que hará mucho más sencillo nuestro proyecto emprendedor.