¿Qué es una tabla de equivalencia de neumáticos y para qué sirve?

Uno de los elementos más importantes y principales del coche, sin ningún género de dudas, son sus neumáticos. Es vital priorizar su cuidado pues son los responsables de soportar todo el peso y se presentan como el nexo de conexión entre el vehículo y la carretera.

Debes de tener en cuenta cuales son los más indicados, por lo que tendrás que prestar atención a las equivalencias de los neumáticos. Si no cumplen este requisito, no podrás optar a aprobar la ITV, y, aun peor, el riesgo al circular aumentará.

Usar neumáticos no equivalentes genera problemas de seguridad

Cuando no utilizamos neumáticos equivalentes, son varios los peligros a los que nos podemos someter cuando circulamos. El primordial es que la llanta, al ser más grande o pequeña y no corresponderse con el neumático, no se adaptará bien y puede llegar a bloquear el normal movimiento del sistema.

Además, el mismo neumático se verá sorprendido por un mayor desgaste y daño en su uso, por tanto su vida útil se reducirá considerablemente. Por último, cuando vayamos a realizar la Inspección Técnica del Vehículo (ITV), si no llevamos instalados neumáticos equivalentes recibiremos una falta grave y no pasaremos la revisión.

¿Qué debemos tener en cuenta del término homologación?

Todos los fabricantes de vehículos fijan una homologación, dando una serie de condiciones a las características de los neumáticos que lleven sus vehículos. Es por ello que la equivalencia que nos proporcionan nos da la seguridad de que aquellas ruedas que se adapten a esas condiciones se pueden montar cumpliendo con un rendimiento similar, lo que nos lleva a aumentar la seguridad de nuestro coche.

Para conocer qué neumático es equivalente o no existe una fórmula a través de la cual podemos seleccionar el neumático que más se amolde a lo que buscamos. En ello median una serie de variables como el diámetro de la llanta y la rueda, la relación de aspecto y la sección del neumático. Cuando consigamos un resultado de +/- 3, las ruedas tendrán un resultado equivalente. Aquí podrás encontrar un buen ejemplo de tabla de equivalencia de neumáticos.

Requerimientos básicos de los neumáticos equivalentes

No es necesario que te ajustes exactamente a las indicaciones que nos proporcionan en la ficha técnica del vehículo sobre el tamaño de la rueda, sino que puedes maniobrar sobre un margen establecido. Dicho tramo, superior o inferior, por el que puedes trabajar viene marcado en el manual del fabricante y te advertirá las equivalencias correspondientes a los neumáticos.

Para seleccionar el neumático más adecuado al realizar el cambio de ruedas, tienes que tener en cuenta varios aspectos:

– Anchura: deben mantener un margen de 30 mm con las gomas originales

– Diámetro: no superar un 3% de más con respecto al homologado

– Perfil: este aspecto no debe cambiar nunca

– Índice de carga: siempre un tamaño idéntico o superior

– Sentido de giro

En definitiva, tu seguridad es lo primero que debes anteponer al conducir un vehículo y, para que disfrutes al volante, conocer bien tus neumáticos te ayudará a conseguirlo.