Mantenimiento Suelo

Consejos para el buen mantenimiento de los suelos laminados

Comparte la noticia:

Los suelos laminados son una buena alternativa para aquellos espacios en los que el parqué no es la solución más adecuada. Tienen la gran ventaja de aportar toda la belleza y la calidez propia de la madera, pero necesitan menos cuidados. No obstante, para que se mantengan en buen estado, es aconsejable que sigas unas pautas de mantenimiento.

Limpieza semanal

Retirar el polvo del suelo

Varios días a la semana debes invertir al menos cinco minutos en retirar el polvo y la suciedad que se acumula en el suelo. Para ello es mejor hacerlo con utensilios de limpieza que no estropeen la superficie. Puedes utilizar una escoba apta para suelos de madera, un aspirador con cepillo para suelos de madera o bien una mopa.

Esta operación la puedes llevar a cabo tantas veces como consideres necesario, especialmente si tienes mascotas.

Fregar el suelo

Aunque modelos de Parador laminado son muy resistentes a la humedad, cuando se trata de suelo laminado hay que limitar el número de veces que se friega el suelo. Lo recomendable es hacerlo únicamente una vez a la semana y, si puedes, espaciarlo hasta 10 días.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es usar únicamente limpiadores formulados para suelos laminados y madera, libres de productos corrosivos que puedan dañarlo. También debes tener la precaución de escurrir lo máximo posible la fregona para que el suelo no quede con una humedad excesiva.

Protección del suelo

Los modelos de suelo laminado que puedes encontrar hoy en día se caracterizan por ser muy resistentes y no arañarse fácilmente aunque en casa haya niños o mascotas. No obstante, no está de más aplicar una serie de consejos para evitar que puedan aparecer desperfectos.

Es recomendable proteger las patas de las mesas, sillas y demás muebles con fieltro de moqueta. Así, si el mueble se arrastra por el suelo no dejará marcas en el mismo. Tratándose de sillas de ruedas usadas para el escritorio lo mejor es usar placas de policarbonato en el área en la que la silla se suele mover.

Con frecuencia llevamos en los zapatos gravilla y otros materiales que pueden provocar arañazos en el suelo. Una buena forma de evitar este problema es cambiarse el calzado nada más llegar a casa o asegurarse siempre de hacer un buen uso del felpudo de la entrada.

Evitar manchas permanentes

Hay ciertos productos que pueden ser absorbidos por el suelo laminado y que dejan una mancha que luego será imposible de eliminar. Para evitar este tipo de situaciones lo mejor que puedes hacer es actuar rápido. En cuanto te des cuenta de que se ha derramado algún líquido o ha caído un alimento que tenga aceite, límpialo inmediatamente.

Evitar desgaste por el sol

Si notas que algunas partes del suelo de tu casa reciben el sol de forma muy directa, procura tener siempre las cortinas echadas o baja las persianas para que no se produzca un desvanecimiento del brillo o la coloración.

Si cuidas bien los suelos laminados y les das los cuidados que merecen, tienes suelo garantizado durante muchos años.

The following two tabs change content below.

Federación Riojana de Municipios

Noicias e información sobre la Rioja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *